TAF SE MUEVE: MUSEO THYSSEN-BORNEMIZSA

La mañana estaba rara: tan pronto soplaba un vientecillo fresco como de repente apetecía sacar el abanico. El pronosticaban de tormentas y lluvia no nos desanimó para citarnos en el Museo Thyssen y visitar su gran oferta: tres exposiciones a cual más interesante.

Empezamos con "La memoria Colonial."

Según los comisarios "un tema muy polémico que va a interesar a mucha gente para verla con sus propios ojos y juzgar por ellos mismos".


El sistema colonial está en la raíz de la modernidad occidental y su legado sigue afectando a las relaciones humanas y geopolíticas en todo el mundo. 


Los comisarios han tenido el acierto de combinar cuadros de época con obras de autores contemporáneos, cuyo discurso es muy diferente.



 Artistas de vanguardia de principios del siglo XX desde Picasso a Gaugin o Mueller, representan a "la mujer como último vínculo con la naturaleza".


La muestra invita a ponerse otra lente y no mirar el mundo solo con una visión eurocéntrica. 


Y mirando esas dos curiosas obras, telas pintadas y con bordados de animales que representan la selva que está desapareciendo por la intervención del hombre. pasamos a la siguiente exposición.

 Esta exposición de Rosario De Velasco reúne una treintena de pinturas de los años 20 a los 40 del siglo pasadoGracias al llamamiento en redes y prensa de su sobrina nieta, se han localizado cuadros que estaban en paradero desconocido, la mayoría propiedad de particulares; algunos de ellos los han cedido para exponerlos. 


Su nieto recuerda a su abuela como una mujer culta, amante de los deportes, la montaña y el cine, que pintó casi hasta el final de sus días, además de ferviente católica, que es lo que le llevó a militar en la Falange.




A pesar de múltiples reconocimientos y galardones, su obra, que conjugó tradición y modernidad, se convirtió en una gran desconocida para el público general. 



“A partir de los años 60, su estilo se vuelve cada vez más libre. En los 70, su técnica habitual, óleo sobre lienzo, dará paso al óleo sobre papel, desarrollando de forma aún más personal su obra de la última etapa. El mar y la luz mediterránea cobrarán también un gran protagonismo”.


Rosario perteneció a la generación del 27, su obra se abrió a las vanguardias de la época y se relacionó con del Grupo de las “Sin Sombrero,” mujeres que a pesar de estar mal visto que las mujeres en su época se quitasen el sombrero en público, ellas, como un símbolo de rebeldía, se lo quitaron y salieron a pasear a la Puerta del Sol de Madrid para que todo el mundo las viera. Reclamaba independencia, autonomía, y poder acceder libremente a formación intelectual como los hombres.


Las últimas salas, dedicada a la magnífica y versátil ilustradora que fue, muestran dibujos realizados para Cuentos a mis nietos de Carmen Karr.  


También los realizados para Cuentos para soñar, de María Teresa León. 


Rosario de Velasco siguió pintando hasta los años 80. De ella misma decía: “Soy moderna sin exageración y sin ismos.


Y aún nos quedaba por ver una exposición más. 


Al estadounidense Robert Nava (1985), se le asocia con el término 'bad painting' ('mala pintura' en castellano) por ser autor de piezas que "desafían los cánones clásicos del buen gusto", según explica el Museo.


Se trata de la primera exposición monográfica del artista estadounidense en un museo y cuenta con una selección de 17 piezas de gran formato. 


Estas piezas, representativas de la producción más reciente de Nava entre 2019 y 2024, se destacan por su estilo pictórico, rico y vigoroso. 
Su pintura figura dentro del neoexpresionismo, destacándose por su libertad creativa. Se alimenta del eclecticismo, combinando arte popular, fuentes históricas, kitsch y tradicional, junto con las fantasías personales del artista.


A través de su arte, el artista refleja una energía distintiva, junto con una capacidad casi infantil para la fantasía y la creatividad.


Al mismo tiempo el autor invita al espectador a reflexionar sobre temas como la pérdida de la inocencia y su recuperación.


El distintivo estilo de Robert Nava surge de su deseo de desaprender y romper con las normas y convenciones aprendidas durante su formación.
 

Nava cuestiona la pintura a través de métodos y estrategias consideradas «incorrectas» o «feas», buscando abrir nuevos canales de expresión artística.
Lo que es indudable es que no deja indiferente y son divertidas.



Y con un paseo rápido por las salas permanentes del Thyssen dimos por finalizado el maratón de exposiciones pasando a otras cuestiones: coger un autobús para acercarnos hasta Chueca.


Ya en la plaza hicimos un alto para tomar un vermú en un local añejo, de esos que tanto nos gusta: Taberna de Ángel Sierra.


La Buha, el restaurante que teníamos reservado para comer estaba muy cerca, por suerte, porque empezaba a chispear.


Cuando terminamos de comer ya llovía de verdad y nos metimos en un café, Secret, para hacer la tertulia y rematar la última salida TAF de la temporada.
Y con un día tan aprovechado y agradable nos despedimos hasta la vuelta de las vacaciones.
¡Feliz Verano!



TAF SE MUEVE: OPERA GALLERY


Con un calor más propio de agosto que de mayo, nos citamos en la Calle Serrano para visitar en Opera Gallery la exposición temporal "La niña en la mirada", de Lita Cabellut.

Opera Gallery presenta la vibrante celebración de la primavera de Lita con su primera exposición individual en la galería española.


Sus pinturas, profundamente intimistas y viscerales cobran vida. Sus lienzos, plagados de retratos dramáticos, contagian sensación de alegría, manteniendo una calma serena que atrae a los espectadores.



A través de su trabajo, Lita Cabellut explora el poderoso mundo de las niñas. Ella prepara todo: elige la ropa y las viste, las maquilla, compone el escenario y las poses, los acrílicos y hace las fotografías que posteriormente "interviene" para que cada pintura se convierte en un altar que celebra la inocencia de la infancia. 



Lita Cabellut, nacida en España en 1961 y actualmente residente en La Haya, es aclamada por sus actividades artísticas multidisciplinarias, que incluyen pintura monumental, lingüística, escultura, fotografía y escenografía de ópera. 

Su historia parece ficción, los «biógrafos» de Cabellut hablan de su raza gitana, de dislexia, de una madre prostituta, de abandono, de indigencia en las calles de Barcelona hasta los 12 años que una familia la adoptó y la salvo. 

Con su nueva familia su analfabetismo y dislexia fueron convenientemente tratados; descubrió su vocación artística al entrar en el Museo del Prado. Allí conoció a los maestros que marcarían su obra, sobre todo al Goya más oscuro, con el que se sintió plenamente identificada. 


La creencia de Cabellut de que todos sus retratos son, en última instancia, "autorretratos", revela su viaje de íntima libertad artística en la madurez. Se ve esto también en las grietas de casi todos sus lienzos, que quizás simbolizan sufrimiento.


Lita Cabellut es actualmente una de las artistas españolas más cotizadas a nivel internacional. De ella dicen… "Que vino de la nada y ahora lo es todo". 



Y no solo vimos la exposición de Lita; en el segundo piso, bajo la atenta mirada del vigilante, que en esta ocasión estaba muy relajado, nos encontramos con obras de Miró, Saura...

También Genovés o Manolo Valdés


 

Y muchos más artistas.



Y con estas grandes obras, que analizamos para intentar descubrir su curiosa técnica, dimos por finalizada la visita a Opera Gallery.

De nuevo bajo un sol rabioso, caminamos buscando algún sitio donde asentarnos para  tomar el aperitivo.


La suerte recayó en Goya 9 donde nos sirvieron el obligado vermú acompañado de las correspondientes patatas fritas y aceitunas, ensaladilla rusa y una deliciosas rabas.



El tentempié fue suficiente para llegar hasta el Instituto francés.


Y allí comimos, en el salón interior, porque en la terraza, que es muy agradable, no se podía estar. 


Y una vez finalizada la comida tocaba localizar un local discreto, tranquilo y fresquito para tomar el café y hacer la tertulia. Prep´la Crêpe cumplía todos los requisitos y allí estuvimos leyendo los trabajos, fijamos deberes y las siguientes fechas y nos despedimos hasta la próxima cita.

  






TAF SE MUEVE: REAL JARDÍN BOTÁNICO

Después de sufrir unos días de bastante frío, aprovechamos la mañana soleada para realizar la salida mensual. Y qué mejor sitio para disfrutar de un rato al aire libre que el Jardín Botánico, para celebrar así la primavera y llenar nuestras miradas de color. 


No solo es agradable recorrer los paseos y parterres con flores y árboles, también aprendiendo curiosidades como la muestra de paneles con explicaciones de plantas tintóreas, especies de las que se sacan pigmentos, como el Palo de Campeche que produce el negro que tan famoso se hizo en la corte de Felipe II.

Y así llegamos hasta el Pabellón Villanueva para ver la exposición "Ellas ilustran botánica", un reconocimiento al trabajo de las pioneras en la ilustración botánica y presentar el de las contemporáneas.

Muchas mujeres, en el siglo XVIII , desafiando a las limitaciones impuestas en su época, empezaron a embarcarse en expediciones científicas para investigar  y documentar la flora autóctona, avanzando en el estudio y dibujando ejemplares en su ecosistema natural, rodeado de su hábitat.

En el siglo XVII las primeras ilustradoras científicas eran excelentes pintoras que realizaban bodegones y obras de naturalezas muertas para colecciones de reyes y nobles.

Gracias a esas obras, algunas mujeres pudieron independizarse, o ayudar a las maltrechas economías familiares.


En la antigüedad eran ellas quienes identificaban, recolectaban y estudiaban las plantas con fines curativos. Las llamadas brujas, no eran nada más, y nada menos, que científicas que ejercían de médicas, químicas y botánicas. Estas sabias empleaban sus conocimientos sobre plantas y hierbas para paliar enfermedades y dolencias.

Y así, de vuelta a pasear entre flores, nos despedimos de la exposición, preciosa, interesante y muy aleccionadora.

La mañana seguía con una temperatura estupenda y el sol nos acompañó hasta la calle de Jesús,  para tomar el aperitivo en Cervezas la Fábrica.


Después de unas riquísimas tostas y el vermú, ya descansados, volvimos a ponernos en marcha para ir la calle del Prado a comer en Decadente.


Una comida tranquila y agradable, sin más.  Y de ahí al café, un local de esos "de toda la vida".

 Como es preceptivo hicimos la tertulia, leímos los trabajos correspondientes y pusimos el tema para la siguiente reunión.


También, como todos los años con motivo de el Día del Libro, procedimos al sorteo para ver a quién le tocaba el que TAF compra para celebrar esa conmemoración; el número lo sacó la mano inocente del camarero, y recayó en el 3, el elegido por nuestra compañera Marisol. 

Y así terminamos la salida mensual de TAF. 

En mayo más.