IMÁGENES PARA UN VERANO



La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla.


Hermann Hesse


|| 2016 || Bhaktapur, Nepal

IMÁGENES PARA UN VERANO 1



Con esta premisa y sonrisas tan bonitas queremos empezar una serie que iremos publicando gradualmente durante el verano, para acompañaros en vuestras vacaciones y hacer más ameno el estío con estas entradas de nuestro blog. 
Son fotografías tomadas en diferentes lugares del mundo: Irán (Siria), Israel, China, India, Taiwan, Hong kong, Corea, Nepal, Guatemala, Yucatan, Perú, Samarkanda,  Armenia, Georgia, etc.
Imágenes, que nuestra compañera Marisol, a través de Felipe Suarez (amigo viajero), ha tenido la amabilidad de compartir. 
Esperamos que os gusten.  Y ya sabéis, podéis dejarnos vuestros comentarios u opiniones, como siempre. 
FELIZ VERANO.

TAF SE MUEVE: PALACIO DE CIBELES



  Con un calor sofocante de verano prematuro, nos dimos cita en la tienda del Palacio de Cibeles para hacer la última visita cultural de este curso, antes de la pausa vacacional.

Anders Petersen, uno de los fotógrafos más reconocidos por su forma personal, directa y sincera de acercarse a los sujetos y a las situaciones en 1967 descubrió en el barrio rojo de Hamburgo un bar llamado Café Lehmitz. Punto de encuentro y reunión del hampa de la ciudad alemana, prostitutas, travestis, proxenetas, delincuentes e indigentes. Aquellos personajes singulares poco a poco fueron adquiriendo nombre. 
Petersen ha permitido acercarnos a la totalidad del trabajo sobre Café Lehmitz: los contactos, historias,  relaciones... Hemos podido entender la experiencia única de un fotógrafo que descubre ese universo extraordinario y nos brinda la oportunidad de vivir desde dentro una noche en el Café, acompañado por sus amigos. 

Una muestra interesante pero que refleja una realidad descorazonadora y nos dejó un regusto amargo

Tampoco la siguiente, de Teresa Margolles, era nada dulce:
Pistas de baile muestra a trabajadoras sexuales transgénero ocupando los restos de lo que antes fueron pistas de baile de clubes nocturnos, hoy demolidos. Teresa Margolles, que ha centrado su práctica artística en Ciudad Juárez (México), ha trabajado en estrecha colaboración con ellas, lo que le ha permitido ahondar en las complejidades y dificultades que estas mujeres experimentan en su día a día: exclusión, discriminación y un alto índice de muertes por crímenes de odio.

Para estas fotografías, Teresa Margolles señalizó las pistas de baile con agua, remarcando su ubicación exacta. Las figuras se vuelven parte de un paisaje en el que las ruinas y la devastación son protagonistas. No obstante, ellas muestran su mejor cara, como reafirmándose a sí mismas en medio de la violencia y la destrucción. Una reivindicación frente al silencio mediático y social de los asesinatos de mujeres en México que, en la mayoría de los casos quedan impunes.

Y pasamos a la tercera, más colorista.

Subversivas hace un recorrido histórico a través de nueve bloques temáticos con más de 200 piezas, originales y  reproducciones. Una revisión del tiempo en que las personas que hoy se reconocen como lesbianas, gais, transexuales, transgénero y bisexuales eran encarceladas, torturadas y asesinadas, primero bajo el discurso religioso, y después con una justificación médico-legal. 
La exposición recuerda los primeros años del movimiento clandestinos en los 70; hitos como la primera manifestación en las Ramblas en 1977, la progresiva definición y consolidación de los movimientos LGTB a lo largo de los 80, la pandemia del SIDA o la fundación de la FELGTB en 1992; hasta la aprobación del matrimonio igualitario (2005) y la Ley de Identidad de Género (2007).
Esta muestra marca un hito histórico en la historia del movimiento LGTB al reconocer y poner el foco en el importante legado social e histórico de la lucha por la igualdad del colectivo. 
Y lo último que nos quedaba por ver, Lanzadera, que es el ciclo de CentroCentro comisariado por Iñaki Domingo y que tiene como objetivo dar visibilidad y difusión al trabajo de una nueva generación de fotógrafos españoles.


Presenta ahora el trabajo de Bego Antón Haiek Danak Sorginak (Todas Ellas Brujas), una recreación visual de la caza de brujas en el País Vasco durante un periodo de 300 años.
Finalizado el circuito cultural, una última foto en Cibeles antes de tomar el bus,   para ir hasta Ortega y Gasset a tomar el aperitivo; un trayecto bien fresquito y amenizado por las ocurrencias disparatadas de nuestros compañeros.

Las cañas heladitas, unas estupendas monterías (más conocidos como tigres) y los ricos boquerones nos devolvieron las fuerzas y levantaron el ánimo, un tanto deprimido después de ver las imágenes tan impactantes de Anders Petersen y Teresa Margolles

Y ya más dispuestos y reconfortados, nos encaminamos a comer. 
El restaurante del Hotel Zenit nunca nos defrauda, ambiente agradable, buena atención y menú variado y bien elaborado. 



Desde allí, y antes de tomar café, pasamos por el Centro Cultural Buenavista para ver la exposición de pintura y fotografía de los alumnos del Centro, entre los que se encuentra nuestro actual secretario, Alejandro de Diego.   También había otros cuadros y una muestra de fotografías.


Nos sorprendió agradablemente el montaje que han hecho entre todos de el conocido cuadro de El Bosco, "El Jardín de las delicias", que desde luego hizo nuestras delicias. En él pudimos observar de cerca la parte pintada por Alejandro y la de algunas de sus compañeras, que también son amigas de TAF.

Alejandro nos contó la polémica suscitada con el enorme cuadro, pues sus autores se lo cedían al Centro Cultural para que lo exhibiera de forma permanente, pero éste no lo quiere y ha contactado con otros Centros para regalárselo, ante lo que no todos los autores de la obra se muestran de acuerdo. Ya os contaremos en qué queda todo el asunto y si finalmente se puede disfrutar de la pintura en otro lugar, o se fraccionara en tantas partes como pintores y cada uno hará con la suya lo que crea oportuno, aunque sería una pena.  
Después del arte  retomamos el camino del café; era tal el calor que con el sofoco unos optaron por su versión con hielo y otros elegimos un granizado de limón, que parecía más refrescante, aunque no fue muy acertada pues era el granizado más congelado que hemos tomado nunca y nos costó mucho poder acabar con él, mejor habríamos hecho echándonoslo por encima.

Entre unas cosas y otras llegó la hora de la tertulia en la que nos reunimos con las demás compañeras en el lugar habitual. 
Una tarde calurosa amenizada por cuentos, críticas, comentarios y risas, con la que cerramos el curso 2016-2017, despidiéndonos hasta después del verano, aunque TAF detiene su actividad sus integrantes mantenemos el contacto. Seguramente las que aún quedamos en Madrid celebraremos alguna tertulia, mas por el mero placer de compartir un rato entre amigas, que por seguir trabajando.

Con esta entrada despedidos el espacio "TAF SE MUEVE" hasta octubre, aunque podéis seguir visitando este espacio, pues para amenizar el verano, al igual que otros años, tenemos previsto publicar entradas periódicas. Serán una sorpresa.  Esperamos que os gusten.


¡¡¡DESDE TAF, FELIZ VERANO Y FELICES VACACIONES!!! 








EXPOSICIÓN RENASENZIA


NUESTRA AMIGA ANA DOMÍNGUEZ INAUGURA SU PRIMERA EXPOSICIÓN DE DIBUJOS EN MADRID, 
EL VIERNES DÍA 30 DE JUNIO, A LAS 19,00 h. EN LA CALLE EXPIRITU SANTO, 23.

TAF SE MUEVE: SALA ALCALÁ 31 Y FUNDACIÓN TELEFÓNICA

En una mañana con el calor apretando nos dimos cita en la Sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid, para ver la exposición de MATEO MATÉ CANON.



Hace más de un año que Maté se adentró en el taller de vaciados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando para realizar su nuevo proyecto, 'Canon'. En la instalación laberíntica el artista reflexiona sobre los actuales cánones de belleza y moralidad.

“La idea es demostrar, con leves cambios que, aunque parezca mentira, este canon griego sigue vigente abriéndose paso en la sociedad de otras maneras."





Maté se atreve con los vaciados más célebres para inventar su propia mitología actualizada: Venus hermafroditas o Discóbolos negros  colocados estratégicamente en el laberinto. 


Un total de 15 figuras, muestran cómo se altera el discurso cuando Apolino, copia de una copia de la obra de Praxíteles, se transforma en Apolina, lo mismo ocurre al enfrentarse a un Adonis con síntomas de obesidad o una Venus de Médici hermafrodita.




 


A modo de laberinto como metáfora visual de lo azaroso de la existencia humana, los espectadores tienen que “encontrar sus propios monstruos o límites para aprender a conocerse a sí mismos”, explica Maté. Para ello se irán encontrando con un conjunto de reproducciones escultóricas recientes realizadas por el artista en la Real Academia que se contraponen con cinco reproducciones prestadas para la ocasión por el Museo Nacional de Escultura.


En esta obra sobre las copias o reproducciones, Maté se adentra en un concepto amplio: el del canon, “una normativa que no sólo es estética. En realidad hay un canon religioso, un canon moral, un canon legal… Lo que pretendo es que el visitante se refleje en estas normas. Pensamos que vivimos un concepto de libertad y, sin embargo, este canon y estas normas continúan vigentes”.
 

Para un artista que nunca había modelado esta ha sido una oportunidad única,
La idea era trabajar en el mismo taller de donde han salido las figuras con las que se han formado tantos artistas:
el taller de vaciados de la Real Academia
“lo que he hecho es un máster en escultura, gracias a los expertos que no solo me han ayudado a sacar los vaciados y a modelarlos, con ellos he analizado el proceso y la forma de enfrentarme  a cada figura."


 


Finalizada la visita, pasamos por la cercana iglesia de Las Calatravas para volver a disfrutar de su imponente retablo y ver, en uno de los muros de una pequeña capilla, los planos originales del proyecto arquitectónico. 



Y como era pronto, decidimos acercanos hasta la Fundación Telefónica.

 

Hace más de cien años nacía la cámara Leica (combinación de las palabras Leitz, por el apellido de su propietario y Camera).  Su lanzamiento, forzado a posponerse hasta 1925 debido a la Gran Guerra, supuso mucho más que la mera comercialización de una nueva cámara, cambiando de un modo radical la manera en que registramos la realidad.
A través de la obra de autores como Cartier Bresson, Paul Wolff, Bruce Davidson, Capa o Robert Frank, y de documentos que dan cuenta del proceso de desarrollo y construcción llevados a cabo por su inventor Oskar Barnack, esta exposición pretende ser un homenaje a una tecnología que cambió el modo en que vemos el mundo. Una revolución. 


La exposición  Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica pretende mostrar, por primera vez, el notable cambio que la invención y la comercialización de la cámara Leica supusieron para la fotografía. Como esta cámara pequeña, fiable y versátil, equipada con un objetivo de alta resolución diseñado específicamente para ella por Max Berek, marcó un cambio paradigmático en la historia de la fotografía.



No solo facilitó el acceso a los aficionados, a los neófitos procedentes de sectores no profesionales y a las mujeres emancipadas, sino que gracias a la nueva cámara con un objetivo retráctil, con apenas 400 gramos,  fácil de manejar y de transportar en el bolsillo, la Leica posibilitó tomas espontanes, dinámicas y flexibles imposible hasta entonces, de manera que la fotografía se convirtió en un componente natural de la vida cotidiana.

Una nueva generación de fotógrafos de prensa apostó así por la Leica, en particular por su versatilidad para hacer realidad el principio fundamental del reportaje: narrar un acontecimiento mediante imágenes individuales que se complementan.


Después de tanto arte, nos dispusimos a emprender acciones más mundanas: un agradable paseo hasta "El tigre" para tomar un suculento aperitivo, que ya era hora. 



Después toca el turno de la comida; dimos con un restaurante estupendo en la calle Libertad: "Momo", presenta una carta muy variada con platos bien presentados y elaborados. Servicio rápido y eficiente. Muy recomendable.

Ya sólo quedaba el café; decidimos tomar el bus y acercarnos a nuestros "dominios tertulianos." 
Concluidas las gestiones, asuntos propios de la tertulia, incluso alguna lectura, comentamos a fondo el éxito, uno más, de la presentación de nuestro último libro. Brindando con una copa de sidra bien fresquita, rematamos un agradable y bien aprovechado día.