TAF SE MUEVE: MAN. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL


Para esta última salida del año, en una mañana encapotada y alfombrada de hojas amarillas, elegimos el Museó Arqueológico Nacional. Los seguidores de este blog sabréis que no es la primera vez que TAF visita esta joya que tenemos en Madrid, y de la que como veis nos gusta disfrutar de vez en cuando.
En esta ocasión empezamos por la segunda planta, pues es la que menos conocemos; hay tanto por ver que en enteriores ocasiones, cuando llegábamos a esta zona se nos había pasado el tiempo y no podíamos detenernos tanto como nos habría gustado, así que como nos apetece ver las cosas pausadamente comenzamos por El Nilo: Egipto y Nubia; nos encantó sumergirnos de lleno en esta maravillosa civilización de la que tanto tenemos que aprender, pues es fácil darse cuenta de lo adelantados que eran. 


Seguimos con la zona dedicada a Grecia, en la que nos tomamos nuestros tiempo para admirar la cantidad de cerámicas que se exponen, los colores, las formar y los motivos que las decoran, que nos acercan a su historia y costumbres. El patio, las esculturas, los mosaicos con temas mitológicos... maravilla que no os podéis perder. 
Nos tomamos unos minutos de descanso para admirar cuanto había en el patio y la belleza de la luz que entraba por las cristaleras de la cubierta, que en días nublados, como el del miércoles, dejaba pasar una luz grisácea. 

Continuamos por los Mundos Medievales: reinos Cristianos. 


Estatuas, coronas, joyas, puertas, mosaicos, amuletos, objetos personales, artesonado, etc. 
Y es que hay tanto que ver, tanta información en este museo que como no queremos hacer demasiado extensa la entrada, para no aburriros, os recomendamos que lo visitéis para poder apreciarlo por vosotros mismos. 
Destacar que existen estaciones táctiles a lo largo del museo, especialmente diseñadas para que personas con capacidades diferentes puedan también disfrutarlo.




Aunque esta vez habíamos quedado antes de la hora acostumbrada, al salir ya nos pedía el cuerpo el aperitivo; fuimos caminando bajo el otoño madrileño hasta Platea, lo que antiguamente era el cine Carlos III, un lugar agradable y diferente, donde dimos una vuelta para valorar la oferta gastronómica que sirven los numerosos establecimiento que allí se concentran. Elegimos la zona que más nos apetecía y pudimos sentarnos un ratito, charlar y degustar algunas de las muchas variedades de vermut y vinos que ofrecen, y también unas originales tapas con encurtidos como base  para acompañarlos.



Tras el breve descanso iniciamos la tarea de buscar restaurante y como en muchas otras ocasiones terminamos en el Café Gijón, donde nos gusta ir; en este emblemático local todos los literatos, escritores, poetas y destacados personajes del mundo de la cultura se llevan dando cita desde hace años. Y como no quedaba sito arriba nos tocó bajar. La comida y la charla fue interesante y divertida, como siempre, y es que nos encantan estas salidas en las que podemos disfrutar juntos de algo más que cuentos.


Otro paseito más por Recoletos, observando las nubes que apremiaban corriendo más que nosotros, y una enorme bandada de pájaros que volaban muy alto, mientras escuchábamos nuestros pasos sobre la alfombra de hojas y el trinó tímido de los pajaritos que temían ver caer la tarde. Así hicimos tiempo hasta la hora de la tertulia entrando en el precioso Café Espejo, para calentarnos con infusiones, café o chocolates, pues no eramos muchos pero sí  con variadas apetencias.

Tan a gusto estábamos charlando allí, viendo el otoño desde los cristales, que cuando salimos ya no pudimos entrar en la Biblioteca Nacional, donde había dos exposiciones que también queríamos ver. Otra vez será, que los compañeros nos esperaban en Vía 22 y no queríamos llegar tarde a la cita semanal.

Y esto fue todo lo que dio de sí la última salida del año, que como siempre nos dejó un buen sabor de boca y el regusto placentero de las horas compartidas en buena compañía. 

COMPARTIENDO FOLIOS con CARMEN SALAMANCA GALLEGO



Nos ha visitado CARMEN SALAMANCA GALLEGO. 
Desde hace años coordina talleres de poesía en la Escuela de Poesía Grupo Cero, es gerente de la Editorial Grupo Cero, y desde 1997 Secretaria de redacción de la revista de Poesía "Las 2001 Noches". 
Cuenta en su haber con la publicación de libros con títulos tan sugerentes que incitan a la lectura:

- "Entre Palabras"
- "Noches de piel"
- "El revés del pájaro"
- "El ojo de cristal"
- "Equilibro inestable"
- "Cielos olvidados"
- "Al margen de los días"

A nuestro encuentro vino acompañada de ejemplares de sus libros, y de todos ellos leyó algunos poemas. Además de una tarde estupenda, nos regaló los libros, que repartimos entre el grupo y nos iremos pasando para poder disfrutarlos todos. 


Tuvimos una interesante tertulia en la que nos habló de su trayectoria profesional, de la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero, de los talleres que dirige, de su experiencia en este campo y de poesía. 

Entresacamos algunas frases pronunciadas por nuestra invitada: "La escritura es creación" con la que estuvimos todos de acuerdo; "La poesía es una manera fuerte de estar en la vida", y se ve que ella es una mujer que se afianza en cada paso que da; "No se escribe con ideas, se escribe con palabras" y sobre esta conversamos ampliamente, contemplando los distintos puntos de vista. Y tras escucharla recitar sus versos coincidimos con ella en que "la poesía no se entiende, se siente"


Y así, sin darnos cuenta, entre versos, comentarios y risas se nos fueron las horas; es una persona tan cercana que a los diez minutos de estar con ella teníamos la sensación de que nos conocíamos de antes, pues rápidamente se estableció entre nosotros un ambiente de cordialidad y confianza,


Ya con los vinos y cañas finales, nos propuso hacer "un cadáver exquisito" y no salió nada mal, aunque os invitamos a que nos deis vuestra opinión.

En este lugar donde la vida crece
Quien quiera que llame a mi puerta, que sepa, no abriré.
Es triste no saber qué contar, así, de repente:
Donde hay poesía hay vida.
Recorrió el camino tantas veces que perdió su ser
Las nubes se movían, me seguían a cada paso...
Esperaré, esperaré.
Y al final el príncipe se convirtió en sapo,
siguiendo las rutas de las nubes encontró la luz.

Y antes de marcharse, firmó en nuestro libro de invitados y como también nosotros queremos que pueda leernos le entregamos nuestro último libro "Gente imperfecta" y "Cuentos de colores" el primer ejemplar de la nueva colección de TAf "Cuentos para un rato". 
Gracias, Carmen, por tu visita, ha sido un placer conocerte y estamos seguros de que este es el primero, esperemos, de una larga serie de encuentros.

SOLIDARITAF.


Aunque ya no se hable tanto del sida y haya dejado de protagonizar grandes titulares, sigue estando muy presente en nuestra sociedad. 
Lo más preocupante es que aprovecha cualquier resquicio, el momento en que bajamos la guardia, para ataca con fuerza e intensidad. 
   Si tienes duda, hazte la prueba. 
Desde TAF recordamos que la lucha sigue. 
La prevención es primordial. 
No permitamos que continúe propagándose.

CON NOMBRE PROPIO: CARLOS ORELLANA CHACÓN

Carlos Orellana, nació en Madrid el 1 de marzo de 1909.  Figura destacada del mundo de la  cultura en España. Su primera publicación fue "Retablos moriscos" y tras esta, y al darse cuenta de forma casual de que no había ninguna publicación en el país que hablara en profundidad de los caballos, se dedicó a investigar sobre el tema ecuestre, contactando con los mejores expertos en la materia y con su colaboración,  en 1958 publicó, ya con su propia editorial, Editorial Orel, "El caballo en España", a esta le siguieron, "España en el mar" (1961) y "La caza en España", que luego tuvo una segunda parte,  aunque su obra de mayor envergadura y por la que más se le conoce fue "Los toros en España", compuesta por tres tomos a gran formato sobre el mundo taurino, bella muestra de las artes gráficas madrileñas, editada en piel oro; con prólogo de José María Pemán, en la que bajo la supervisión del Conde de Colombí,  participan académicos, filósofos, miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, matadores de toros, doctores en medicina y veterinaria, escritores taurómacos, ganaderos, rejoneadores, etc. etc. y epílogo de José María Cossio.
Orellana, además de editor, era escritor, bohemio, comediógrafo y periodista; habitual en tertulias literarias y culturales, requerido en cafés, muy relacionado con los círculos próximos al teatro, al mundo del espectáculo y enamorado de su ciudad, de España y de Marruecos, donde vivió durante un tiempo, profundizando en sus tradiciones y cultura. 
Sin embargo, nosotros, desde este espacio queremos rendirle homenaje como poeta, resaltando esta faceta suya menos conocida y es que Carlos Orellana, hombre ingenioso, simpático, culto, y alegre, además, era una persona tímida y nunca quiso publicar sus poemas, que abordan muy diversos temas, como la serie relacionada con Marruecos: El encantador de serpientes -fiesta en el zoco-; A la muerte de Said Bengali -romancillo en blanco-; Sidi Abselam el Hatabi -romancilo de amor-; El moro ciego -Estampa de ayer-; Carcelera.  O poemas infantiles como Risas Blancas, de las que hemos elegido estas tres

De "Risas blancas", Poesías infantiles son estos poemas:

LA JAPONESITA

Nació la japonesita
fragante como un claveL.

Nació la japonesita...
de un amoroso suspiro
de una tacita de té.



AZUL
Ayer
he sabido niña
porqué es azul
tu mirar,
y tu lazo
y delantal,
también de color azul.
Ayer
la luna me dijo
que abiertas de par en par...
las ventanas de tu alma,
dan al mar.



EL NIÑO Y EL MAR  
Para que el niño jugara,
para que no le temiera,
el mar se hacía delgado
sobre la playa de arena.

También era un hombre aficionado a plasmar a través de sus versos encuentros y hechos memorables, como el reflejado en LA SOLTERA FIEL que podéis leer a continuación.



Carlos Orellana, el hombre que llevaba la capa como nadie, siempre elegante con sus corbatas blancas,  falleció en Madrid en 1981, noticia de la que los diarios y revistas se hicieron eco. Mucho tiempo antes escribió estos versos, que pueden darnos una idea de la personalidad de este hombre al que tantos amigos lloraron su desaparición.


* Hemos podido recuperar la figura de este hombre de letras gracias a la memoria de su ahijada, Raquel Marco, que mantiene vivo su recuerdo, aunque su obra siempre quedara.

SUMANDO VOCES. Evento literario en la Biblioteca Pública de Coslada



El miércoles 23 de noviembre, a las 19.00 h.,  en la Biblioteca Pública de Coslada, junto al Centro Cultural Margarita Nelken (metro La Rambla), tendrá lugar una lectura dramatizada de relatos de los siguientes autores:
- Dino Buzzati 
- Dorothy Parker
- Rosa Montero y
- Mila Bueno, amiga de este Colectivo que ha colaborado con nosotros en diversas ocasiones. 

 La interpretación correrá a cargo de la profesora Andrea Navas y el poeta Enrique Gracia Trinidad

Pasaremos un buen rato entre escritores,  lectores,  y sobre todo amigos y amantes de lo literario, así que os animamos a ir.

 

CON NOMBRE PROPIO: MANUEL JULIÁ, GANADOR DEL PREMIO DE LA ASOCIACIÓN DE EDITORES DE POESÍA

DESDE ESTE ESPACIO QUEREMOS FELICITAR A MANUEL JULIÁ POR EL GALARDÓN, y a continuación nos hacemos eco de la noticia, con la nota de prensa,para que conozcáis sobre la obra premiada y sobre su autor.
El sueño de la vida, de Manuel Juliá
 Premio de la Asociación de Editores de Poesía
Manuel Juliá, poeta castellano manchego nacido en Puertollano y su obra El sueño de la vida (Ediciones Hiperión, 2015), ha resultado ganadora del premio que la Asociación de Editores de Poesía concede al mejor poemario editado en 2015.
El premio de la Asociación de Editores de Poesía es el único premio que los editores dedican a la creación literaria y a aquellas obras que más destacan en la edición española por su calidad e idoneidad. 
Manuel Juliá es escritor y periodista, autor de una extensa obra de poesía y narrativa que comenzó con el poemario De umbría (1998) y se cierra a día de hoy con una trilogía publicada en Hiperión que comienza con El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015). La crítica ha prestado mucha atención a esa trilogía destacando el esfuerzo de coherencia y belleza poética que supone.
El sueño de la vida
Es un poemario dividido en tres partes. La primera se denomina La arboleda de la vida, la segunda es Puerto oscuro y finaliza con El sueño del regreso.
La primera parte describe el sentimiento de la naturaleza, porque el poeta canta a la niebla, canta a la lluvia y canta al sol y no sólo a los fenómenos sino a la vegetación de los campos, a sus recónditas arboledas verdes. El poeta describe ese lado oculto de la naturaleza que la mayoría miramos por encima sin fijarnos, sin ver los detalles de un esplendor menudo y universal.
La segunda parte es claramente metafísica, llena de reflexiones sobre la vida y la muerte, sobre los sentimientos, sobre la soledad y la esperanza en ese viaje que todos hacemos hacia el puerto oscuro de lo desconocido.
En la tercera parte, El sueño del regreso, se contienen lo poemas más emocionados y emocionantes. Son los que Manuel Juliá dedica a la memoria de la madre fallecida durante la redacción del libro. Forman una unidad elegíaca de gran belleza y sensibilidad, algo que ya apuntó en el merecidamente famoso poema Melocotones de El sueño de la muerte.
Son poemas llenos de imágenes sorprendentes que surgen espontáneas. El libro viene precedido por Un pequeño relato, introducción pretendidamente simbólica en donde el mar, visto por el niño con los ojos juntos de toda la familia, se convierte en el símbolo de un universo vital, de una esperanza.
Manuel Juliá se sitúa con esta entrega —que junto al resto de la trilogía ha venido a enriquecer los fondos literarios de la prestigiosa editorial Híperión— en un lugar destacado del paisaje poético español. 
De la poesía de Manuel Juliá se ha escrito mucho, como que “está llena de inteligencia y sensibilidad” y es, en palabras del editor Javier Pérez-Ayala, “una poesía que tiene el equilibrio necesario entre el realismo y la figuración, tan imprescindibles en la poesía actual”.
Asociación de Editores de Poesía

TAF SE MUEVE: IMPRENTA MUNICIPAL

En una mañana otoñal, luminosa y agradablemente cálida, el fiel farolero nos aguardaba a la entrada de la Imprenta Municipal,  donde nos citamos para ver la exposición "Letras Clandestinas" enmarcada entre 1939 a 1976.



 




La muestra  comienza con los libros proscritos, secuestrados y denunciados, los libros y revistas impresos en clandestinidad, y los folletos camuflados con cubiertas falsas. También prensa periódica, boletines de partidos y sindicatos, de movimientos ciudadanos, estudiantes universitarios, mujeres, barriadas, empresas, asociaciones católicas, jóvenes o soldados.          

 











Después muestra los medios utilizados para imprimir: minervas, ciclostiles y vietnamitas, las fotografías de los aparatos de propaganda incautados por la policía y la grabación de un espacio subterráneo de la época.


A continuación la exposición se centra en las letras escondidas (mensajes cifrados, cartas troceadas, sellos disimulados en diversos objetos, carteras de doble fondo, documentos falsificados) y a las letras cautivas: periódicos hechos a mano en las cárceles, poesías, cartas e informes doblemente clandestinos.


También se detiene en las letras panfletarias y efímeras: hojas sueltas, octavillas, carteles y pegatinas, así como incluye las letras vinculadas a la música (programas de mano de conciertos), a las artes plásticas (letras en grabados, carteles o serigrafías) y al espacio urbano con las pintadas en muros y paredes.


Durante este momento histórico de cerca de cuarenta años, libros, folletos, publicaciones periódicas, boletines, pasquines y todo tipo de mensajes no admitidos por el Régimen se veían abocados a su producción, distribución y lectura de forma clandestina. 


Se trata de un tema abordado de forma parcial en contadas ocasiones, ahora planteado como fenómeno histórico y estudiado con técnicas historiográficas científicas para, de esta forma, rescatar del olvido estos materiales pertenecientes a una época convulsa de la historia de España.


Finalizada la visita hicimos un alto para decidir dónde tomábamos el aperitivo: en Casa Alberto y su vermut o Los Galayos y sus torreznos. Lo echamos a cara o cruz y ganaron los torreznos.



Federico,  nuestro compañero, nos invitó; tenía motivos para celebrar y todos nos alegramos por él y se lo agradecimos.
¡Ah! como se puede ver no habíamos empezado a tomar nada, es que la foto salió desenfocada, esperábamos animados y sonrientes la llegada del camarero.








Y volvimos a debatir qué comer: fabada o migas.
Ganaron los "Caprichos extremeños" aunque los de los fogones debían estar esa mañana poco caprichosos o con escasas ganas de lucirse.







 



El café lo tomamos en la Plaza de Bringas, junto al mercado de San Miguel, en una terraza, para disfrutar del precioso día, y rememorar pasadas primaveras con un calor poco común para estas fechas. Hay que aprovechar, que pronto llegarán los fríos, o no.








Seguimos camino hacía la calle Mayor. Y en lo alto de uno de sus edificios descubrimos al otro ángel caido madrileño, al seguir con la vista las indicaciones de nuestra compañera Mª. Carmen, que también nos mostró la casa más pequeña de la ciudad. Y es que cualquier momento es bueno para hacer turismo en nuestra ciudad y conocer más sobre sus calles, historia, curiosidades, etc.











Nos acercamos al palacio de Cañete, sede del centro Safarad, a echar un vistazo a la exposición "Daniel Schinasi Neofuturista Sefardíta en el Mediterráneo,” de la que ya hicimos una reseña en la sección "pinceladas y trazos." anteriormente.
 




Madrid, entre otras cosas estupendas, tiene unos comercios preciosos, como ese dedicado al mundo de Pinocho y otro a artículos de plata. 

También rincones poco conocidos; a uno de ellos, nos llevó nuestra compañera Maricarmen: el huerto de las monjas.




El Huerto de las Monjas o Jardín Palacio O'Reilly, es un recoleto jardín en el Madrid de los Austrias; ubicado dentro de una propiedad privada, se encuentra en la calle Sacramento nº 7 y con acceso por la calle del Rollo nº5.


 


El origen de este jardín data del siglo XVII, formaba parte del Convento del Sacramento de las monjas cistercienses, el fin de este huerto era el cultivo de hortalizas, verduras y árboles frutales para su propio consumo. 
En 1972 el convento de las monjas Bernardas fue derribado y se construyeron los bloques de edificios ahora presentes. 

                                                                                                          


El jardín está dividido en calles que forman pequeños parterres ajardinados delimitados por setos con diversos árboles, entre otros un gran madroño lleno de frutos aún sin terminar de madurar, una pena. 

En la actualidad el jardín mantiene su estructura original y nada más bajar te encuentras con la fuente original llamada Fuente de la Priora, compuesta por cuatro querubines de bronce con una inscripción a los pies que delata la autoría de la obra y sitio de creación "Fonderies d´Art du Val d´Osne 58, rue Volataire. Paris.” 
Antes de abandonar el agradable jardín descubrimos que sigue existiendo en él una pequeña huerta tras subir unas escaleras, en la parte alta, que entendimos supone una muestra de su pasado dedicado a esa labor.

Y después de una jornada tan movida, nos quedaba caminar hasta Opera para tomar el metro e ir a nuestra tertulia semanal, y reunirnos allí con algunas compañeras que no habían podido asistir a la mensual salida TAF; como en ocasiones anteriores resultó interesante, fructífera y divertida. Es que ya se sabe que cuando se está en buena compañía todo va bien, aunque falle algún aspecto, como hoy la comida; ¡de todo hay que aprender!