TAF SE MUEVE: MANOLO BLAHNÍK. EL ARTE DE LOS ZAPATOS

ARTE EN LOS ZAPATOS

Con una mañana de apariencia primaveral y frío serrano  nos vimos en la calle Montalbán, 12, en la entrada del Museo Nacional de Artes Decorativas, lugar de encuentro para comenzar la salida mensual de TAF, aunque en esta ocasión no visitaríamos su maravillosa colección; habíamos quedado para ver zapatos, pero no unos zapatos cualquiera.



















Manolo Blahník nació con un don para apreciar la belleza y la habilidad de saber dibujarla, y eso es lo que se observa a primera vista en la exposición 'Manolo Blahník: El arte del zapato' que puede verse en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid hasta el 8 de marzo de 2018. 











En la muestra se mezclan 212 pares de zapatos y 80 dibujos y bocetos con piezas del museo y otras prestadas.



Se declara muy agradecido a los artífices de la exposición pero especialmente  "a todos aquellos que forjaron mi vida interior y me hicieron ser lo que soy ahora, un dibujante de zapatos", dice refiriéndose a la influencia de Zurbarán, Picasso, Goya, Rafael Moneo o Teresa de Ávila.

La exposición es un recorrido para entender la historia de una de las mayores leyendas contemporáneas de la moda. Está dividida en nueve salas temáticas que reflejan el interés por diversas disciplinas como la arquitectura y la botánica, que enriquece el trabajo de un artista transversal que es, en última instancia, un alegato de defensa y dignificación del trabajo artesano.











Ese universo  queda plasmado en las salas del museo por un ambiente en el que conviven bocetos de diseños, fotografías de moda, y objetos del más exquisito diseño, con las piezas escogidas de la colección. 










Del imaginario visual de Marie-Antoinette a la plasmación de la identidad española en la pequeña estructura de un zapato. 
España es una fuente inagotable de inspiración: el flamenco, Lola Flores, las catedrales, la rica artesanía tradicional… 
Ha vestido los pies de algunas de las mujeres más poderosas del mundo, de estrellas del cine y la música, pero lo que hace cada día es calzar a millones de señoras anónimas que suspiran por sus creaciones.

Madonna, una de sus fervientes admiradoras,  declaró que ponerse "unos manolos" era igual de placentero que tener sexo. También ha diseñado modelos para diversos espectáculos, por ejemplo, "Priscila, reina del desierto".











Este genial embajadores de la cultura y el diseño españoles, además, es un apasionado de las tradiciones y la artesanía de su país. Algo que se ha simbolizado en una sala en la que conviven sus zapatos, algunos tan famosos como el modelo Madrid o el Goya, con una silla de enea, una peineta de Lola Flores o un manuscrito de Lorca, otra de sus grandes pasiones.
 
Todos los zapatos expuestos son prototipos del número 37 que Blahnik ha seleccionado junto a su equipo entre los 30 mil pares que guarda en Londres. 

La colección nos impresionó por su variedad de formas, materiales, tejidos, colores, porque Monolo Blahník consigue hacer arte para lucir en los pies.



Nuestro calzado resultaba menos glamuroso pero,
una vez fuera, nos sentimos encantados de no haber tenido que permanecer de píe ni recorrer las salas de la exposición sobre unos tacones finos y altos, para seguir con el paseo. 









El tiempo invitaba a permanecer al aire libre y el Parque del Retiro, que veíamos a través de las verjas que lo rodean, nos llamaba a gritos para disfrutar de sus tonos otoñales en pleno esplendor. 
Así que no pudimos resistirnos y sucumbimos gustosos a la tentación.

Dejándonos acariciar por el sol a cada paso, y el aire gélido, que ayuda a mantener la piel tersa y la sonrisa firme nos fuimos adentrando por senderos tapizados de hojas. Sin dejar de sorprendernos, admiramos los colores ocres, pardos, rojizos y verdosos o las ramas semi-desnudas de árboles y arbustos. Los parterres llenos de flores de pensamiento y violas atrajeron nuestra atención, sobre todo los de la fuente de "La Mariblanca", que nos producía sensación de frío al ver caer el agua. 

 













Estaba bastante concurrido a esas horas el paseo central. Como el tiempo acompañaba fueron muchos los que se animaron incluso a remar en la barcas del estanque.


Nosotros fuimos primero a "Casa de Vacas", pero aún no habían inaugurado la exposición que queríamos ver, pues empezaba al día siguiente (error de cálculo) y pese a que algunos ya estaban un poco cansados de caminar nos dirigimos al Palacio de Velazquez, que siempre es tentador.


Allí vimos la exposición "todas las variaciones son válidas" de Esther Ferrer, una de esas muestras que más que sorprender, dejan perplejos y no entiendes en absoluto qué pretenden trasmitirte con muchas de las obras o montajes, aunque había cosas curiosas, como un precioso piano decorado con mensajes.
Lui no quiso mostrarnos su vistuosísmo, y Federico no dudo en "hacer dedos" permitiendo así que la música invadiera el espacio.
Nos encanta el interior del palacio, aunque la muestra no resultó de nuestro agrado, la visita siempre merece la pena.



Al salir pudimos contemplar los murales de cerámica, que adornan el palacio, obra de Zuloaga.

También disfrutamos de la música de un grupo de jazz que amenizaba el paseo.
Y no dimos de comer a los patos porque no llevábamos nada que echarles, aunque ellos insistían en acercarse...
 



Ya se había hecho tarde, y como en esta ocasión y por diversos motivos eramos pocos, aprovechamos para tomar el aperitivo en una cervecería del barrio cuyo local es pequeño, Cervecería Guindalera 2017, resultó un acierto, pues además de tener un servicio estupendo, la fritura de pescado y las cañas heladas nos animaron a seguir pidiendo, y entre fritos y gambas terminamos comiendo allí, y salimos encantados.
Con el café bien caliente y los dulces comenzamos la tertulia, que fue de lo más entretenida: leímos cuentos, microrrelatos, los criticamos, los celebramos; avanzamos en temas generales para la edición del próximo libro, cuyo proceso estamos comenzando y tomamos las decisiones correspondientes.
Qué os vamos a contar,  que seguimos encantados de habernos conocido y de disfrutar juntos, no solo de cuentos y risas, también de paseos, exposiciones, aperitivos y comidas. 
Nuevamente Taf celebra que seguimos estando juntos.


BAOL BARDOT BULSARA Y TNT



TNT, la banda noruega de Hard Rock-Metal, ha fichado a Baol Bardot Bulsara, el cantante al que todos los que asistís a las presentaciones de nuestros libros conocéis, pues los último años se ha encargado de la parte musical, amenizando con su voz y su guitarra las lecturas de TAF.

Baol Bardot Bulsara, es cantante, actor, músico y compositor. Su carrera artística de más de 15 años se ha desarrollado en musicales  como "Jesucrito Superstar", "ForeverKing of Pop" o "Esos locos fantasmas"; bandas tributos, coros gospel (Black Lighe Gospel Choir), grupos "Teparatres". Ha cantado para películas, anuncios publicitarios y cuñas radiofónicas.   
Podéis ampliar la información viendo su perfil o entrando en Wikipedia.
El guitarrista fundador de TNT, Ronni Le Tekro, ha hecho posible este fichaje.

Baol ha debutado el pasado 22 de noviembre con TNT, que le presentó como nuevo vocalista del grupo en el concierto celebrado en el Spectrum Arena de Oslo, compartiendo cartel con Scorpions.

Ya han grabado un disco juntos. En Noruega ofrecerán un adelanto de su gira mundial, el 12 de enero en Oslo y el 13 en Drammen. 

Desde este espacio, los que nos tiramos al folio, queremos felicitar a Baol por formar parte de la emblemática banda de Rock, TNT y por el éxito obtenido en su debut en Oslo, en el que logro meterse en el bolsillo a más de 8.000 personas. Y le deseamos mucha suerte en su gira mundial, esperando poder seguir contando con su compañía, aunque a partir de ahora suponemos que no será tan fácil para nosotros conseguir un hueco en su agenda. Tendréis que esperar a la presentación de nuestro próximo libro para saber si volvemos a contar con su presencia.

Presentación de "Enterrar un botón", de Mila Bueno


Nuestra amiga Mila Bueno presenta en Madrid su libro de relatos "ENTERRAR UN BOTÓN"
Será el próximo 28 de noviembre, a las 19,00 h. en la Biblioteca Elena Fortún 
(calle Dr. Esquerdo. 189)
El poeta Enrique Gracia Trinidad y la profesora Andrea Navas harán una lectura dramatizada y posteriormente tendrá lugar una charla coloquio con la autora.
Los integrantes de TAF no queremos perdernos este acontecimiento literario. 
Conociendo a Mila Bueno estamos seguros de que será un acto brillante y muy ameno.  
 Os invitamos a asistir.

VERSO A VERSO: Juan Ramón Jiménez.





Y yo me iré ... 

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando,

y se quedará mi huerto con su verde árbol,

y con su pozo blanco.



Todas las tardes el cielo será azul y plácido,

y tocarán, como esta tarde están tocando,

las campanas del campanario.



Se morirán aquellos que me amaron,

y el pueblo se hará nuevo cada año,

y en el rincón de aquel mi huerto florido y encalado,

mi espíritu errará, nostálgico.



Y yo me iré, y estaré solo, sin hogar, sin árbol

verde, sin pozo blanco,

sin cielo azul y plácido...

        Y se quedarán los pájaros cantando.


Juan Ramón Jiménez. 

PINCELADAS Y TRAZOS: LAUTREC-PICASSO EN EL THYSSEN





Procedentes de unas sesenta colecciones públicas y privadas de todo el mundo, Picasso/Lautrec reúne más de un centenar de obras, que el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza presenta en esta primera exposición monográfica, dedicada a la comparación de estos dos grandes maestros de la modernidad. 
Nunca antes se había confronta la obra de ambos en una muestra. 
La exposición plantea, además, nuevos puntos de vista de esta apasionante relación, pues no se limita al tópico del joven Picasso admirador de Lautrec en Barcelona y sus primeros años en París, sino que ha rastreado la pervivencia de esa huella a lo largo de la dilatada trayectoria del artista español, abarcando también su periodo final.


Con apenas 19 años, Pablo Picasso llegó a París en octubre de 1900, por entonces Henri de Toulouse-Lautrec era un artista consagrado de 35 años, enfermo y al que le quedaba solo un año de vida. 
Curiosamente no se llegaron a conocer personalmente, pero ambos compartieron una misma radicalidad para romper con el arte que precedió a sus respectivas obras. 


 
La influencia de Ramón Casas está muy presente en esa primera etapa. 






Esas afinidades han sido objeto de estudio por varios especialistas, pero hasta ahora no habían sido plasmadas en una exposición  organizadas en torno a los temas que interesaron a ambos artistas: los retratos caricaturescos.
Toulouse se sentía muy vinculado a los personajes de los bajos fondos a los que plasmó a través de la caricatura.
Picasso caricaturizó a sus personajes en los retratos cubistas.
                                                                                              

También le seduce del francés su ironía, su interés por los habitantes noctámbulos y el ambiente nocturno de los cafés.
Ambos se fijan en los marginados de la  aunque mientras Toulouse-Lautrec lo hace con la complicidad de quien se siente uno más entre ellos.
 





Picasso se enfrenta al tema con los ojos de quien siente una curiosidad insaciable por el mundo de la marginación, y su cruda realidad.


 


Nadie ha retratado a las mujeres marginales parisinas mejor que Toulouse.



Los antros de la vida nocturna sedujeron de forma muy especial a Picasso. 





El universo erótico de los burdeles atrajo a ambos artistas por la posibilidad de abordar el tema del desnudo fenemino de una manera moderna, dado que las prostitutas posaban de manera deshinibida. 


La atracción visual del circo, ese mundo espontáneo y lúdico poblado por acróbatas, saltimbanquis, clowns, funambulistas, captó la atención de los pintores. De su mano esos personajes “errabundos” se hicieron un hueco dentro del arte moderno. 

           










Los teatros y los nuevos locales de entretenimiento de las clases populares, dejaron un fantástico repertorio de imágenes de bailes excesivos, mujeres maquillas... Escenas y personajes de cabarets y cafés, del ambiente que se vivía en las noches de Montmartre.  

LA MUESTRA SE PODRÁ VISITAR HASTA EL 21 DE ENERO. PARA NO PERDÉRSELA.