PINCELADAS Y TRAZOS : KANDINSKY




Wassily Kandinsky (1866–1944), pionero del arte abstracto y uno de los pintores vanguardistas más destacados de todos los tiempos, llega a las salas de Centro-Centro, en el palacio de Cibeles, con una muestra que recorre su trayectoria artística y espiritual a través cerca de 100 piezas.

La exposición Kandinsky. Una retrospectiva es una de las mayores muestras monográficas que se han hecho en España de la obra del pintor ruso.


La muestra recorre los periodos clave de la vida de Kandinsky, desde los primeros años en Alemania, pasando por sus años en Rusia y finalizando con su estancia en Francia. 

El recorrido cronológico,se desarrolla en cuatro secciones: Munich, 1896–1914, Rusia, 1914–21, Bauhaus, 1921–33, París, 1933–44.
 






La lógica de Kandinsky, alguien que en Múnich, Moscú o París conmocionó el mundo del arte aplicando criterios objetivos para suscitar las más profundas emociones, queda enmarcada para la posteridad en esta exposición sobre la trayectoria del artista y profesor franco-ruso-alemán.

 
                                                       
El centenar de obras, procedentes casi todas de la colección privada del artista, –óleos, tintas, gouaches, grabados… se despliega en cinco grandes salas sobre la base de una sobria escenografía de fondos blancos, azules y negros.  




      
Los paisajes posimpresionistas primero, las frías geometrías después, y los inquietantes elementos zoomórficos por fin, sorprenden al visitante que se presta al juego, en lo que supone la mayor exposición celebrada en España sobre uno de los grandes puntales de la abstracción y, por ende, de la Historia del arte. 


Tras el cierre de la Bauhaus por los nazis, Kandinsky se traslada a París, donde vivió de 1933 hasta su muerte en 1944.  En la exposición se cuelgan pinturas en tonos pasteles y figuritas que recuerda a Joan Miró. Y es que en París Kandinsky tuvo buena relación con el pintor catalán que claramente le influyó.



                                     

 




Kandinsky, en París, vivió en lo alto de un edificio desde el que se veía el cielo parisino y esta visión influyó en su nueva pintura más amable, colorida y sosegada.




Todas las obras expuestas pertenecen a la colección del Centro Pompidou, gracias a las donaciones de Nina, la viuda del pintor, y al legado de 1981. 

En CentroCentro Cibeles hasta el 28 de febrero de 2016.


2 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Desde luego, acudiré a verla. Saludos y gracias por esta estupenda entrada.

Lucas Carrelis dijo...

Faltan títulos de las obras...