"TAF SE MUEVE"

  En esta ocasión no queríamos dejar pasar la oportunidad de disfrutar de la Exposición Da Vinci. El Genio, que  desde el 2 diciembre del pasado año, permanecerá en el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid, hasta el 2 de mayo, y fue allí donde nos dimos cita.

     La exposición “Da Vinci. El Genio” es un proyecto generado por Canal de Isabel II, sobre la base de la creada por Grande Exhibitions, la Fundación Anthropos y Pascal Cotte, que nace con el objetivo de mostrar al público los aspectos menos conocidos de uno de los personajes más complejos de la Historia, Leonardo da Vinci. Para ello ha sido fundamental la colaboración de 29 prestigiosas instituciones y museos nacionales e internacionales que han cedido obras nunca antes expuestas en España. En primer lugar asistimos a la proyección del vídeo en 3D "Leonardo da Vinci. La mirada del genio". Este ha sido creado expresamente para la exposición del Canal de Isabel II, y de una forma agradable y sencilla nos introdujo en la fascinante manera que Leonardo tenía de observar e interpretar el mundo; nos contó de forma somera cómo fue su vida, acercándonos a su pensamiento y permitiéndonos conocer sus inquietudes.

Plano de la exposición de Da Vinci, El Genio

   Distribuidas en dos espacios, el primero de esos ámbitos está dedicado al Leonardo más íntimo, una recreación del Studiolo del artista italiano, un espacio destinado al trabajo y a albergar la biblioteca donde se exponen dibujos del propio artista –uno perteneciente a la Galleria dell´Academia de Venecia y tres a la Biblioteca Pinacoteca Accademia Ambrosiana de Milán— y documentos originales, así como reproducciones de sus escritos que, en la mayor parte de los casos, jamás han sido vistos hasta ahora.El segundo espacio, creado especialmente para Arte Canal, está dedicado a la pintura y en él se exponen obras originales de los discípulos italianos de Leonardo, aunque no pudimos visitar un par de salas que ese día permanecían cerradas, pues estaban instalando una copia de La Última Cena, del famoso discípulo Giampietrino, que se puede ver por primera vez en España procedente de la Royal Academy of Arts de Londres; por eso la sala se encontraba llena de periodistas, fotógrafos y autoridades, aunque desde lejos pudimos ver el trabajo de los operarios cuando levantaron el enorme lienzo.

 

 Observamos los ingenios y artilugios que salieron de la privilegiada mente de un hombre que se adelanto en dos siglos a su tiempo, que no se limito a un campo, como pudimos comprobar viendo sus obras de hidráulia y máquinas acuáticas, ingeniería militar, máquinas civiles, ingenios para volar, instrumentos de música, óptica y medición del tiempo; física y principios mecánicos; maravillosas láminas con dibujos de anatomía, y sus explicaciones; dibujos de la Batalla de Anghiari. 

 

Por supuesto no podía faltar su faceta de pintor; arte renacentista con reproducción de algunos de sus más destacados lienzos como el de "La dama del armiño", entre otros. 
     Especialmente interesante son las salas dedicadas enteramente a los últimos estudios realizados sobre "La Monna Lisa", basado en los trabajos de  Pascal Cotte, ingeniero y científico francés, inventor de la cámara multiespectral, que ha permitido descubrir 25 secretos, que tendréis que ir a ver la exposición para descubrirlos.

  

 Pudimos recrearnos en los estudios de las proporciones con el imprescindible Hombre de Vitruvio, y ver una reproducción del caballo que realizó en arcilla para la estatua de Francesco Sforza, que pensaba fundir el bronce pero debido a sus descomunales dimensiones no pudo hacerse, dado que el bronce era más necesario para la fabricación de cañones y armas cuando comenzó la guerra.

   
 En esta exposición puede verse una reconstrucción arqueológica del Studio de Leonardo, que se ha realizado de acuerdo con los testimonios visuales y los documentos escritos disponibles de la época.
También hay gran número de códices que del maestro se conservan en Madrid.





     Al terminar nuestra visita a la exposición, aprovechamos que lucía el sol para dar un paseo y tomar un aperitivo en uno de esos establecimientos típicamente madrileño, de toda la vida, y degustar unos ricos caracoles y unas patatas bravas que no nos decepcionaron. 
     Celebramos la comida mensual y, aunque no estuvimos TAF al completo, disfrutamos de la charla y sobremesa, para después de unos deliciosos cafés asistir a nuestra tertulia, reuniéndonos con el resto del grupo.


  En resumen, una agradable jornada en la que no falto el sentido del humor.

2 comentarios:

Graziela dijo...

Sí, lo pasamos muy bien y la reseña de la exposición te ha quedado estupenda, Pilar. No os la perdáis, es interesantisima.

ARVIKIS dijo...

Si la verdad que es algo para no perderse. Las exposiciones en Madrid es lo único que parece no estar
en crisis. Un saludo